Productos



Email | Imprimir | Agregar a Favoritos | Lunes, 23 de Octubre de 2017

Elaboración Industrial del Trigo

Cuando el trigo llega a la planta se procede a hacer un riguroso análisis y clasificación de los granos; los mejores son almacenados en los silos de acuerdo a sus características. Una vez realizado este proceso se está en condiciones hacer las mezclas para así obtener los distintos tipos de harina.


Acondicionamiento del trigo

En una primera etapa se realizan operaciones de tamizado, limpieza y aspiración de polvo, cuerpos extraños, materiales inertes; es decir liberar al lote de la mayor cantidad de impurezas posibles, para luego someterlo al acondicionamiento o sazonado necesario para que el cereal adquiera las condiciones físicas adecuadas para su molienda.

El acondicionamiento consiste en dejar en reposo en cajones, denominados de descanso, al trigo humedecido (10 – 30 horas) para lograr que la humedad penetre a través del endosperma del grano y se difunda a través de él. De este modo se logra dar al trigo determinadas condiciones físicas para la molienda y provocar directa e indirectamente ciertos cambios:

  • Aumenta la tenacidad del salvado evitando su pulverización.
  • Se facilita la separación del salvado del endosperma.
  • Facilita la posterior desintegración del endosperma.
  • Se consigue un cernido correcto y fácil.

Se completa la limpieza con otros pasajes del grano por máquinas pulidoras y cepilladoras que van logrando desprender los cuerpos extraños adheridos al grano.


Proceso de molienda

Moler el trigo significa abrir el grano, raspar lo más prolijamente posible el endosperma adherido, y luego reducir estas partículas a harina. La presencia de afrecho en la harina quita blancura a la misma y al pan. La presencia del germen, al contener aceite, enranciará la harina.


Trituración

El trigo preparado y acondicionado se envía a los primeros cilindros donde se tritura. Las partíículas mayores separadas por la extracción del producto de la primera trituración pasan a la segunda, donde las grandes se abren completamente y el producto se extrae otra vez.

Las partículas de mayor tamaño de esta extracción, van a los terceros cilindros de trituración que provocan una tercera extracción. Las partículas mayores (casi menores que el salvado), se someten a un raspado final en el cuarto cilindro de trituración y se extraen de nuevo, quedando como cola el salvado.

Este proceso se realiza en las sucesivas pasadas en los distintos trituradores. Después de la acción de cada par de cilindros el producto va a los tamices donde se lo separa en 3 fracciones principales:

  • Las partículas mayores que van al siguiente triturador.
  • Una cierta cantidad de sémola impura de tamaño variable que se envía a los sasores (separan los pedazos de sémola) y constituye la fuente principal de la harina acabada.
  • Algo de harina que va directamente a la bolsa.

Sasaje

Una vez efectuada la trituración, la mayor parte de la harina pasa por una fase intermedia de sémola, obtenida al extraer el producto de los distintos cilindros de trituración. En este estado la sémola impura es susceptible de llevar a cabo la purificación, siendo el objeto de los sasores limpiarla eliminando las cubiertas externas y al mismo tiempo clasificarla según su tamaño y pureza, preparándola para la molienda en los cilindros de compresión.

Un sasor está constituido por un tamiz oscilante a través del cual circula una corriente de aire desde abajo hacia arriba. Este aire arrastra las partículas de salvado (que son ligeras); las pequeñas partículas limpias de endosperma son más densas y atraviesan el tamiz.


Compresión y Cernido

El objeto del sistema de compresión es moler las sémolas y semolines purificadas para transformarlas en harina. La acción de los cilindros de compresión consiste en pulverizar la sémola hasta convertirla en harina, por lo cual tiende a aplastar y, por consiguiente a separar por un posterior cernido, las partículas de salvado del producto que no ha sido eliminado en los sasores.

La sémola de una determinada calidad y tamaño, procedente de la trituración y de los sasores, alimenta los correspondientes cilindros de compresión, pasando luego el producto a un cernidor de harinas, que separa la mayor parte de la misma. El producto restante, la semolinilla, se envía a un paso de compresión más avanzado. Este proceso se repite un cierto número de veces hasta que queda eliminada la mayor parte de semolina extraíble.



Copiright © Moliendas Argentinas 2010 - Desarrollado por Eugenio Chappero.